La oxidación es un tema del que todos hablan en la actualidad en la industria del alimento para mascotas. Encontrar el antioxidante que preserve las propiedades sensoriales y nutricionales del alimento para mascotas durante su vida útil provoca frecuentes dolores de cabeza en los fabricantes.

La Dra. Françoise Michel-Salaun, Gerente de Investigación y Desarrollo para la Protección del Alimento para Mascotas en Videka, describe los mecanismos detrás de la oxidación y brinda algunos consejos para aprovechar los antioxidantes y luchar naturalmente por la frescura.

 

¿Cuál es el problema con la oxidación?

 

Las grasas y los aceites son elementos esenciales de los alimentos secos para mascotas. Contribuyen a su sabor, valor nutricional, textura y palatabilidad. Sin embargo, son altamente sensibles al fenómeno de oxidación. El primer problema con la oxidación es que es la fuente de olores desagradables causados por la ranciedad. Y un alimento para mascotas oxidado que desarrolla mal olor es, para los propietarios de las mascotas, un signo de mala calidad, o incluso un peligro para la salud de sus animales. Y, en realidad, no están del todo errados. En efecto, el segundo problema, y quizás el más importante con la oxidación, es que altera la estructura química de los lípidos, volviéndolos menos biodisponibles para los animales. Por tanto, aunque la oxidación no mata a la mascota, sin dudas puede dañar el valor nutricional del alimento. Limitar la oxidación es entonces crucial para preservar la organolepsia y la calidad nutricional del alimento para mascotas.

 

¿Cómo combatir la oxidación del alimento para mascotas?

 

Como es de esperar, el modo más conveniente de proteger el alimento para mascotas de la oxidación es utilizando antioxidantes. Pero el punto clave para combatir la oxidación de forma efectiva es utilizar estos ingredientes sabiamente. Es crucial elegir el lugar y el momento correctos para agregarlos. De hecho, la oxidación ocurre en cuanto los lípidos se calientan o entran en contacto con el oxígeno, lo que sucede en casi todos los pasos de la fabricación de las croquetas. Por este motivo es que los antioxidantes se tienen que agregar lo antes posible y regularmente durante el proceso.

 

Antioxidantes: ¿dónde y cuándo?

 

La lucha contra la oxidación usualmente comienza en la planta del renderer en la que los antioxidantes se agregan a las materias primas utilizadas para producir las grasas, los aceites y los alimentos que irán a la croqueta. El renderer también puede agregar antioxidantes adicionales directamente a las carnes y aceites finales antes del empaquetado.
La lucha luego continúa en la planta del fabricante del alimento para mascotas. Cuando las carnes y los aceites se almacenan por un tiempo prolongado antes de ser procesados, o si no son estabilizados en las instalaciones del renderer, los fabricantes de alimentos para mascotas pueden agregar antioxidantes para protegerlos durante la extrusión. Generalmente, se realiza una aplicación de antioxidante final cuando se aplica la grasa en el recubrimiento, para asegurar la preservación de lípidos durante toda la vida útil de la croqueta.

 

¿Cómo funcionan los antioxidantes?

 

Para comprender la modalidad de acción de los antioxidantes es importante conocer los mecanismos detrás del fenómeno de oxidación. La oxidación lipídica es una historia de tres capítulos. Cuando se quema una grasa o si esta entra en contacto con oxígeno o metales, la estructura de sus ácidos grasos se modifica, causando la formación de radicales libres. Esta es la fase de iniciación. Los radicales libres formados luego reaccionan con otros ácidos grasos para formar hidroperóxidos. Esto se llama fase de propagación. Finalmente, durante lo que se conoce como fase de terminación, los hidroperóxidos se descomponen en productos finales de oxidación, incluyendo aldehídos, como hexanal, alcoholes, cetonas o ácidos de cadena corta. Estas moléculas son las responsables de los olores desagradables.
El problema es que una vez que el mecanismo comienza, no hay forma de detenerlo. Este es el efecto bola de nieve. Sin embargo, el uso de antioxidantes retrasa las reacciones oxidativas y asegura la preservación de las propiedades organolépticas y nutricionales durante la vida útil del producto. Los antioxidantes se clasifican en antioxidantes primarios o secundarios de acuerdo con su modalidad de acción. Los antioxidantes primarios capturan radicales libres, y los antioxidantes secundarios pueden capturar metales y oxígeno o regenerar antioxidantes primarios. Para asegurar una protección óptima, la mejor estrategia es combinar antioxidantes primarios y secundarios.

¿Sintéticos o naturales?

 

En la industria del alimento para mascotas, los antioxidantes sintéticos se utilizan generalmente para proteger aceites y grasas. Los más comunes son el BHA, el BHT y el galato de propilo. Sin embargo, debido a los posibles efectos secundarios de los conservantes sintéticos en la salud de los animales, la demanda de los consumidores de antioxidantes naturales ha aumentado enormemente en la última década. En consecuencia, las nuevas soluciones antioxidantes naturales aparecieron en el mercado, algunas con un rendimiento aún mayor que las soluciones sintéticas.

 

¿Qué antioxidante natural es el más eficiente?

 

Cientos de moléculas de plantas, con varias estructuras químicas, se han identificado como antioxidantes efectivos. Sin embargo, debido a restricciones de disponibilidad, regulatorias y económicas, solo algunas de ellas están en uso en la industria actualmente. En Videka, hemos confirmado la eficacia de numerosos extractos naturales en varias aplicaciones de alimento para mascotas. Además, hemos probado que su capacidad para retrasar la oxidación es aún mayor cuando se combinan. Nuestra gama de productos utiliza la sinergia de extractos naturales para mejorar la estabilidad oxidativa de los productos de alimentos para mascotas. También combina los antioxidantes primarios y secundarios para alcanzar un control óptimo de las reacciones oxidativas.

 

¿Se puede utilizar una sola solución antioxidante en diferentes productos de alimento para mascotas?

 

No hay una solución universal para proteger los productos de alimento para mascotas. En efecto, los antioxidantes actúan de forma distinta dependiendo de la matriz a la que se agregan. El contenido de agua, la viscosidad, la temperatura o la porosidad del producto que se protege influencian altamente la difusión de las moléculas antioxidantes y, en consecuencia, de su rendimiento. La forma en que se aportan los antioxidantes en el producto –a través de un líquido a base de grasa o a base de agua, o a través de un polvo– también es de gran importancia. Las diferentes combinaciones de extractos naturales, con diferentes formas, se deben diseñar dependiendo de si se agregarán en grasas, aceites, croquetas, comidas de rendering, golosinas, u otros ingredientes o productos.

 

¿Qué sucede con la palatabilidad?

 

Las mascotas no hacen concesiones con respecto al sabor y el olor de su comida. Por tanto, es legítimo preguntarse si cambiar de antioxidantes sintéticos –que en general no tienen olor– a antioxidantes naturales –que pueden tener olores más marcados– puede afectar la palatabilidad del alimento para mascotas. En Videka, hemos demostrado con gatos y perros que la palatabilidad de las dietas con soluciones naturales son equivalentes a aquellas con antioxidantes sintéticos clásicos o una combinación de tocoferoles naturales. Efectivos y mejores para la salud de los animales, los antioxidantes a base de plantas son, sin dudas, una excelente solución para preservar naturalmente la calidad del alimento para mascotas y la experiencia de degustación de la mascota.

Puntos para llevar a casa

  • Al alterar la estructura de los lípidos, la oxidación hace que el alimento para mascotas sea menos nutritivo y genere olores rancios ofensivos para los propietarios.
  • Limitar la oxidación es clave para preservar la calidad nutricional y organoléptica del alimento para mascotas.
  • El uso temprano de antioxidantes en las materias primas, y luego regularmente durante todo el proceso de fabricación de la croqueta permite limitar la oxidación.
  • Los antioxidantes a base de plantas en combinación con extractos naturales sinérgicos pueden preservar exitosamente la salud de las mascotas y la experiencia de degustación cumpliendo la demanda de naturalidad de los propietarios.